La incertidumbre económica perjudica gravemente las inversiones en Brasil

A pesar de los buenos datos de la inflación, que conserva una previsión del 3,8 % para 2019, para el segundo trimestre del año se mantiene un estimado de crecimiento económico del 0,4 %. EFE/Archivo

Río de Janeiro, 17 jun (EFE).- Expertos brasileños califican de «frustración» la caída de la previsión del crecimiento económico para este año, que fue rebajada al 0,93 %, lo que perjudica gravemente las inversiones en el país, informó este lunes el Instituto de Economía de la Fundación Getulio Vargas (FGV).

En un debate organizado por la fundación acerca de la situación de la economía brasileña, los ponentes subrayaron la «incertidumbre» que atraviesa el país.

A pesar de los buenos datos de la inflación, que conserva una previsión del 3,8 % para 2019, para el segundo trimestre del año se mantiene un estimado de crecimiento económico del 0,4 %.

La coordinadora del boletín macro del instituto brasileño de economía, Silvia Matos, explicó que existe una «desaceleración muy fuerte» de la industria en comparación a otros años, afectada por la reducción en la producción de mineral de hierro, un efecto directo de la tragedia ocurrida a comienzos del año en una mina de la empresa Vale en Brumadinho, Minas Gerais (sudeste) que dejó 245 muertos y 25 desaparecidos.

Según Matos, esta flaqueza de la industria repercute en otros sectores como servicios e intensifica la incertidumbre económica, que afecta a las inversiones, lo que considera la noticia «más negativa».

Desde la crisis de 2015 y 2016, Brasil se venía caracterizando por tener periodos de incertidumbre económica, pero en los últimos meses, la inestabilidad política o las huelgas convocadas intensifican el panorama de inseguridad.

En cuanto al empleo, la composición será «peor» ya que habrá más empleo informal y menos formal por lo que la calidad disminuirá y la masa salarial será peor a la del año pasado.

La productividad también sale mal parada, con sectores como el de servicios que encabeza cinco años con una productividad negativa.

En el plano internacional, el líder del centro de estudios monetarios, José Júlio Senna, apuntó que el crecimiento está por debajo de la media histórica mundial, un 3,3 % frente a un 3,5 %, pero señaló que «no hay señales» de una crisis financiera en la frente.

Además, analizó la previsión del comportamiento del dólar, que se mantendrá estable y no se fortalecerá, lo que favorece al mercado económico brasileño.

Por su parte, el papel del presidente, el ultraderechista Jair Bolsonaro, que asumió el cargo el pasado 1 de enero, originó debate entre los asistentes.

El profesor de la FGV Carlos Pereira subrayó la falta de reformas en los seis primeros meses de Gobierno, ya que, hasta el momento, solo fue aprobado un proyecto de reforma de pensiones, que provocó el pasado viernes una huelga general convocada por los sindicatos brasileños.

En este sentido, el investigador Samuel Pessôa añadió que el mandatario muestra una «no preocupación» y despacha responsabilidades en el Congreso.