La industria aeronáutica se compromete a limitar su impacto medioambiental

Un avión Boeing 787-9 sobrevuela durante una exhibición en la primera jornada de la 53 edición del Salón Aeronáutico de Le Bourget, al norte de París, Francia. EFE

Le Bourget (Francia), 18 jun (EFE).- Siete de los mayores fabricantes de aviones y de motores aeronáuticos, incluidos Airbus y Boeing, reafirmaron este martes sus compromisos para limitar su impacto medioambiental, al tiempo que pidieron a las autoridades incentivos, pero no penalizaciones.

Los siete grupos, en una declaración presentada por sus respectivos responsables de las tecnologías en la segunda jornada del Salón Aeronáutico de Le Bourget, al norte de París, insistieron en los logros realizados por el sector «para proteger el planeta», y en su voluntad de continuar.

En un momento en que proliferan las iniciativas para gravar fiscalmente los carburantes de la aviación (exentos de impuestos) o para penalizar este medio de transporte con el argumento de que es uno de los más contaminantes, recordaron que representa un 2 % de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), principal gas causante del efecto invernadero.

También que se están cumpliendo los objetivos que se fijaron hace ya más de una década para limitar la progresión de las emisiones de CO2 para 2020 y reducirlas a la mitad en 2050 respecto al nivel de 2005, pese al fuerte crecimiento.

Los directivos de estas siete empresas (además de Airbus y de Boeing, figuraban en la lista Dassault, GE Aviation, Rolls Royce, Safran y United Technologies) insistieron en que las propuestas para desincentivar los viajes en avión son un camino equivocado, porque a su parecer esos viajes aportan beneficios económicos y también en términos de gestión de la globalización.

Para estos siete industriales, los tres grandes retos son continuar los desarrollos tecnológicos en curso para reducir el consumo de queroseno y disminuir las emisiones, apoyar la comercialización de combustibles alternativos (biocarburantes o hidrógeno) y rupturas tecnológicas en la concepción de los aviones y de su propulsión.

Igualmente estiman que tienen un papel «vital» otros factores como una gestión del tráfico aéreo más eficiente con rutas que permitan consumir menos carburante.

Sobre las perspectivas del avión eléctrico, Grazia Vittadini, de Airbus, recordó que el constructor europeo tiene previsto el primer vuelo de su demostrador en 2021. E indicó que a partir de esa experiencia habrá que ir «paso a paso» y que se puede contemplar la comercialización de ese tipo de aparatos en la década siguiente.