Alemania nacionaliza Uniper, el mayor importador de gas del país para asegurar el suministro de energía

Alemania nacionaliza Uniper, el mayor importador de gas del país para asegurar el suministro de energía
Redacción BBC News Mundo

6 minutos

Fuente de la imagen, Reuters

Alemania llegó a un acuerdo para nacionalizar Uniper, el mayor importador de gas del país, en un esfuerzo por asegurar el suministro de energía en medio de la guerra en Ucrania y la congelación del suministro de gas ruso.

El gobierno alemán se hará con una participación del 98,5% de la maltrecha empresa importadora de gas y ampliará el capital de la misma, con un coste total de 8.500 millones de euros (8.400 millones de dólares), informó este miércoles el Ministerio de Economía de Alemania tras llegar a un acuerdo con la empresa matriz finlandesa Fortum.

«De este modo, se crea una estructura de propiedad clara para asegurar Uniper y, por tanto, el suministro de energía para las empresas, los servicios municipales y los consumidores», indicó el ministerio.

Alemania es el mayor importador europeo de gas ruso y se ha visto especialmente afectada por la reducción de los suministros de Rusia en los últimos meses.

El director ejecutivo de Uniper, Klaus-Dieter Maubach, dijo que el acuerdo ayudará al papel de Uniper como «importante proveedor de energía».

Antes de la invasión de Ucrania por parte de Rusia, suministraba a Europa alrededor del 40% del gas natural y ha respondido a las sanciones occidentales cortando gradualmente el suministro.

A principios de este mes, interrumpió el suministro a través del gasoducto Nord Stream 1, alegando que era necesario realizar reparaciones, pero posteriormente dijo que el suministro no se reanudaría hasta que se levantaran las sanciones.

En los últimos meses ha tenido que sustituir los suministros rusos por alternativas del mercado libre, donde los precios se han disparado.

El propietario finlandés de Uniper, Fortum, dijo que la empresa ha acumulado cerca de 8.500 millones de euros (8.400 millones de dólares) en pérdidas relacionadas con el gas «y no puede seguir cumpliendo su papel de proveedor de suministro como empresa de propiedad privada».

Un paso necesario

Fuente de la imagen, Getty Images

«El papel del gas en Europa ha cambiado fundamentalmente desde que Rusia atacó a Ucrania y también lo han hecho las perspectivas de una cartera de productos con alto contenido de gas», afirmó el director ejecutivo de Fortum, Markus Rauramo, en un comunicado. «Como resultado, el negocio ya no es viable».

El plan consiste en ampliar el capital de Uniper en ocho mil millones de euros y adquirir las acciones de Fortum en Uniper a un precio de 1,70 euros por acción, lo que equivale a unos 500 millones de euros.

El gobierno alemán ya había asumido una participación del 30% en Uniper como parte de un acuerdo de rescate en julio.

A principios de este mes, también entabló conversaciones con otro importante proveedor de gas, VNG, sobre un posible paquete de rescate.

El ministro de Economía de Alemania, Robert Habeck, declaró que la nacionalización de Uniper era un paso «necesario» que ayudará a «garantizar la seguridad del suministro para Alemania».

También indicó que, a pesar de la pérdida de suministros rusos, Alemania había logrado llenar sus instalaciones de almacenamiento de gas a más del 90% de su capacidad antes del invierno.

«Esto significa que, en conjunto, hemos afrontado bastante bien la situación», declaró. «Pero para Uniper la situación ha sido mucho más dramática y significativamente peor».

Medidas para garantizar suministro de gas

A principios de septiembre, Alemania introdujo una serie de medidas destinadas a reducir el consumo de energía y evitar la escasez en los próximos meses.

Las empresas ya no pueden mantener sus puertas abiertas durante todo el día para reducir la necesidad de calefacción y la publicidad luminosa debe apagarse después de las 22 horas.

Los vestíbulos y pasillos de la mayoría de los edificios públicos dejarán de tener calefacción y las oficinas sólo podrán calentarse a un máximo de 19C.

En julio, los ministros de energía de toda Europa también acordaron reducir su consumo de gas natural en un 15%.

Este anuncio llega una semana después de que Alemania tomara el control de las tres refinerías gestionadas por la petrolera estatal rusa Rosneft para poder asegurar el suministro energético durante el invierno y proteger la economía alemana de los efectos del embargo de crudo ruso en toda la Unión Europea, que entrará en vigor a finales de año.

La decisión de poner a las filiales alemanas de la petrolera estatal rusa, Rosneft Deutschland y RN Refining & Marketing, bajo administración fiduciaria de la Agencia Federal de Redes se tomó para asegurar el funcionamiento de las refinerías de petróleo de Schwedt -a donde llega el oleoducto Druzhba-, Karlsruhe y Vohburg, anunció el Ministerio de Economía de Alemania.

Es la segunda vez que el gobierno del socialdemócrata Olaf Scholz toma una medida de este calado en medio de una guerra económica contra Moscú para privar al presidente ruso, Vladimir Putin, de ingresos para financiar la guerra de Ucrania. La primera fue en abril, cuando puso bajo su tutela a Gazprom Germania, filial de la empresa estatal rusa, en una medida sin precedentes.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Deja una respuesta