Desde China a Uzbekistán: los socios de Putin le dejan solo en la guerra

Desde China a Uzbekistán: los socios de Putin le dejan solo en la guerra

Directo Guerra en Ucrania, últimas noticias Guerra en Ucrania La escalada de Putin agota los billetes para huir de Rusia mientras se convocan protestas

Putin alza la voz para poner a los rusos en pie de guerra, y sus socios de China responden que el único camino que ellos entienden es el del alto el fuego en Ucrania. El líder ruso no logra rascar el respaldo que desearía por parte de Pekín. La semana pasada, en el cara a cara entre Putin y su colega Xi Jinping en una cumbre de seguridad regional en Uzbekistán, lo más destacado fue que se hiciera público por primera vez la incomodidad de Xi ante el ataque ruso. Ahora, tras la llamada a filas a 300.000 reservistas rusos, desde el gigante asiático piden diálogo para terminar de una vez por todas con la guerra en Ucrania.

Wang Wenbin, uno de los portavoces habituales del Ministerio de Exteriores de China, ha salido este miércoles por la tarde a la rueda de prensa diaria sabiendo lo que iba a responder de carrerilla en cuanto el turno de preguntas pasara a los medios extranjeros. En este caso, al corresponsal de ‘Bloomberg’.

-«¿Cuál es el comentario del Ministerio de Relaciones Exteriores sobre las últimas palabras de Vladimir Putin sobre la escalada de fuerza en Ucrania?»

-«La posición de China sobre la crisis de Ucrania es coherente y clara. Hacemos un llamado a las partes involucradas para que resuelvan el problema a través del diálogo y la negociación, y encuentren una solución que tenga en cuenta las preocupaciones legítimas de seguridad de todas las partes. También esperamos que la comunidad internacional cree las condiciones y el espacio para ello.»

El portavoz ha reiterado que China aboga por un alto el fuego en Ucrania y también ha sido claro ante la pregunta sobre el referéndum que se celebrará en Lugansk, Donetsk, Jersón y Zaporiyia. «Creemos que todos los países merecen respeto por su soberanía e integridad territorial, que se deben observar los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas. Se debe brindar apoyo a todos los esfuerzos que conducen a una solución pacífica de la crisis. China está lista para trabajar con miembros de la comunidad internacional para continuar desempeñando un papel constructivo en los esfuerzos de desescalada», ha asegurado Wang.

Desde que comenzó la guerra, en Pekín no dejan de enfatizar en el respeto a la soberanía de Ucrania, pero repiten una y otra vez que consideran legítimas las preocupaciones de seguridad de Rusia sobre la expansión de la OTAN hacia Europa del Este. No salen de esa contradicción: envían más de tres millones de dólares en ayuda humanitaria a Ucrania, mientras lanzan un respaldo tácito a las posturas del Kremlin.

De cara a la galería internacional, defienden una posición neutral, pero la narrativa que lanzan a su público a través de los medios de comunicación estatales se inclina claramente a favor de su socio ruso. Un posicionamiento mediático que también puede estar dando un giro tras la escalada militar anunciada el miércoles por Putin.

El ejemplo se puede encontrar en la última columna publicada por Hu Xijin, editor del ‘Global Times’, uno de los diarios fieles al Partido Comunista que más ruido hace en el exterior con su edición en inglés. «Es necesario poner un freno de emergencia a la situación en Ucrania en un momento en que la escala de la guerra aún es manejable. Es necesario que haya un alto el fuego y negociaciones en lugar de un enfrentamiento cada vez mayor entre Rusia y la OTAN. Por favor, no olvide que no habrá un ganador o un perdedor absoluto en un conflicto militar entre potencias nucleares. Quien intente abrumar por completo al otro lado debe estar loco», ha escrito Hu.

El editor hacía referencia a la amenaza lanzada por Putin de que utilizará «todos los medios» a su alcance para defender a Putin. ¿Qué haría Pekín si Rusia lanzara un ataque nuclear? Situación compleja para China, donde en un programa de debate de la televisión estatal ‘CCTV’ se han acordado de un pacto al que llegó en 2013 Xi Jinping con el entonces presidente ucraniano Viktor Yanukovych: la firma de un acuerdo por el cual China promete proteger a Ucrania de las amenazas nucleares.

«China se compromete, además, a proporcionar garantías de seguridad nuclear a Ucrania cuando este país se enfrente a una invasión que involucre armas nucleares o esté bajo la amenaza de una invasión nuclear». Así lo resalta el comunicado que firmó el presidente Xi.

Ucrania y Rusia aparecen en documentos firmados por sus líderes que les vinculan con China como «socios estratégicos». Ambos países están dentro de la nueva Ruta de la Seda promovida por Pekín. China es el mayor socio comercial de Rusia. Pero también lo es de Ucrania, que ayudó durante años a desarrollar, a diferencia de Moscú, los activos militares de Pekín (compró en Ucrania su primer portaaviones en 1998). «Ayudó a modernizar su infraestructura militar. La Armada china pudo así saltarse un tiempo estimado de 15 años de investigación«, ha explicado a este periódico Jon Yuan Jiang, analista de relaciones entre China y Rusia en la Universidad de Queensland (Australia).

Durante la pasada cumbre regional en Uzbekistán, además del toque de atención del líder chino, Putin se llevó un tirón de orejas de otro de sus socios asiáticos, India. El primer ministro Narendra Modi soltó a la cara del ruso que «ahora no es el momento para guerras». Modi llevaba meses haciendo malabarismos para no lanzar una condena en firme sobre el ataque de Moscú, el mayor proveedor de defensa de India durante años, y que, ahora también, es un gran vendedor de petróleo y carbón barato.

Desde Estados Unidos aplaudieron que su también aliado Modi al fin se atreviera a cuestionar la invasión ejecutada por una Rusia, cuyos últimos movimientos no están siendo bien acogidos por otros líderes cercanos a Putin. Es el caso del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, quien ha pedido esta semana a Rusia abandonar los territorios ocupados en Ucrania y ha reiterado que «ninguna invasión puede ser justificada».

En la cumbre euroasiática de la semana pasada, celebrada en la ciudad de Samarcanda, además de Rusia, China, India y Turquía, también asistieron los líderes de Kazajistán, Uzbekistán y Kirguistán. Las naciones que un día fueron parte de la Unión Soviética y cuentan con Moscú como su socio económico y militar más cercano, ahora están muy incómodas con el ataque del ejército ruso a Ucrania. Tras el anuncio de movilización de Putin, estos países han avisado a sus ciudadanos que se enfrentarán a cargos penales si se movilizan para luchar en el frente ucraniano.

Deja una respuesta